jueves, 5 de diciembre de 2013

La indignación como excusa



"Admitir el desorden nos sitúa en la antesala de la realidad. Quizá no de la verdad total, pero sí de su entorno más larvado, más enrevesado de sustancias más o menos tóxicas, secretas durante años, que al descubrirse van dinamitando la confianza pública. Ignacio Fernández Toxo, secretario general de Comisiones Obreras, ha admitido “desorden” en la gestión de los Expedientes de Regulación de Empleo en Andalucía, poco antes de negar que en Comisiones hubiera ninguna actuación ilícita, ni tampoco una financiación ilegal. “Ha habido cierto desorden y ha habido confusión e independencia, han sido federaciones autónomas del sindicato, pero lo que hace una parte del sindicato afecta a toda la organización (…). Comisiones Obreras no ha cometido ninguna ilegalidad y no ha formado parte de ninguna trama. No obstante, es manifiestamente mejorable el sistema de facturación”. Sea o no “manifiestamente mejorable” ese “sistema de facturación”, lo cierto es que los sindicatos están ahora en el labio de la posible corrupción (...)". Para seguir leyendo, pulsa aquí.

(Publicado en El País)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada